Reseña: reino de ladrones (Leigh Bardugo)

Autor: Leigh Bardugo
Ilustrador del mapa: Keith Thompson
Editorial: Hidra
Fecha de publicación original: 2016
Precio: 19’95
Páginas: 656
ISBN: 978-84-16387-59-5
Traducción: Miguel Trujillo Fernández
Colección: Seis de Cuervos 2/2. Grishaverso.

Final de la bilogía que empieza con seis de cuervos. La entrada no contiene spoilers, pero aún así no os recomiendo leerla sin haber echado un ojo antes al primero.

Esta es la noche en la que empezamos a pagar nuestras deudas.

Comentaba en la anterior entrada que esta es una saga sobre el dinero y las consecuencias del capitalismo. Esta vez nos da en la cara desde el título. Además, con un final con un gancho tan grande en el anterior, aquí no hay espacio para sutilezas argumentales. Sabes desde la última página que leíste que cuando abras la primera de este vas a estar frente a una historia de venganza y justa retribución.

Lo adoro.

Mientras que en seis de cuervos Kaz sentía un gran control sobre la situación en este empiezan desbordados y tiene que planear mucho más rápido e ir recuperándose de todas las cosas que pueden ir saliendo mal mientras improvisa. Esto da para un ritmo en ocasiones un poco extraño, en el que no tienes muy claro donde va a ir a parar la novela. Lo compensa sin embargo, como suele ser el caso de Bardugo, con unos personajes maravillosos.

Después de hacer un gran trabajo presentándonos las heridas tan profundas que sufren, en este la autora se enfrentaba a uno de los retos más difíciles cuando haces personajes grises: darles un final acorde. Esta vez no es como con la primera trilogía Grisha, aquí Bardugo cierra el libro con una profundidad mayor y con situaciones que, gusten más o menos, están a la par de lo que ha ido presentando en los dos libros.

Con lo que sí sigo luchando es con la idea de lo pequeños que son. De verdad, siento que esta historia tendría más sentido respecto al paso del tiempo y actitudes con personajes unos años mayores. Además hay un evento concluyendo que me decepciona un poco respecto a la idea de familia adoptada.

En cualquier caso este vuelve a ser un libro lleno de buenas conversaciones, de relaciones interesantes, dramáticas y divertidas e, incluso con lo que más me duele, estoy de acuerdo con el desenlace.

Como decía la mayor virtud de esta novela es saber mantener la definición gris de los personajes y dales finales acordes. Pero a la vez, y esto me parece muy llamativo, es capaz de crear tramas de amor verdadero que para mí funcionan mucho mejor que lo que había hecho antes. No puedo subrayar lo suficiente cuánto quiero a estos personajes y lo que me gustan sus interacciones.

Por supuesto hay alguna excepción, en concreto tengo algún problema con Jesper. Aquí, creo, de nuevo, que volvemos un poco al tema de la edad. Pensando en que es un adolescente (diecisiete añitos de nada) tiene sentido. Pero en realidad por el conjunto, por cómo actúan, al sentirles más mayores me molesta que no sea capaz de asumir la responsabilidad de sus actos a menudo. Creo que con él es donde peor está tratada la evolución.

Cerrando la entrada quiero comentar que, de nuevo, la edición es fantástica. Además creo que Bardugo se beneficia bastante de tener más páginas para la historia y se luce con este plantel tan amplio de personalidades y problemas.

Puntuación: 5 de 5.

Reseña: seis de cuervos (Leigh Bardugo)

Autor: Leigh Bardugo
Ilustrador del mapa: Keith Thompson
Editorial: Hidra
Fecha de publicación original: 2015
Precio: 19’95
Páginas: 544
ISBN: 978-84-16387-58-8
Traducción: Miguel Trujillo Fernández
Colección: Seis de Cuervos (1/2). Grishaverso.

Sinopsis:

Kaz Brekker, un genio del crimen que regenta un antro de juegos de azar y apuestas conocido como el Club Cuervo, debe reunir a un grupo de seis personas con las habilidades necesarias para entrar (y salir) de la Corte de Hielo, una fortaleza inexpugnable que mantiene bajo llave un secreto que podría dinamitar el equilibrio de poder en el mundo. Es probable que nadie sobreviva a esta misión, pero si quiere hacerse rico más allá de lo que alcanza su imaginación, Kaz va a tener que jugárselo todo a una sola carta. Y esa carta es un Seis de Cuervos.

Sin llantos, sin funerales

Me gusta pensar en qué define a cada género y subgénero literario, es un debate interesante. Mientras que he sido incapaz de encontrar una buena descripción de la literatura juvenil sí que he llegado a tener claro qué es para mí una obra grimdark.

No creo que podamos decir que son las tramas con más grises cuando la alta fantasía épica tiene, por ejemplo, a Denethor. Tampoco encontraría aceptable que fuesen la violencia o el sexo explícitos, me parecería bastante absurdo. Mi conclusión final es el trato del dinero.

Creo que es muy común en la fantasía que los personajes sean pobres, pero a menudo se vuelve un dato casi anecdótico. Su objetivo es solucionar los problemas del universo porque el malo de turno quiere acabar con todos. Y al final, incluso aunque haya un cambio de rey, sabes que la mitad de la población va a seguir siendo pobre al extremo y nada se ha hecho al respecto. Incluso en algunas distopías sobre revoluciones que tienen final feliz deja un regusto amargo, como no hubieran abarcado el asunto.

En el grimdark el acercamiento es claro. El malo muy malo es la codicia y un 99% de las veces va a ganar. La gente va a seguir siendo igual de pobre y el protagonista, si sigue vivo, va a ganar en cinismo. A estas alturas si os soy sincera cuando pienso en Abercrombie como escritor en lo que pienso es en un discurso económico muy sólido.

Perdón, me voy por las ramas. Os prometo que esto es necesario para hablar de seis de cuervos.

Porque aquí estamos, con una novela de las estanterías de juvenil, que cumple muy bien con muchos de sus tópicos pero que va a la que para mí es la fuente del grimdark.

De una Alina y un Mal (los protagonistas de sombra y hueso) que, aunque huérfanos, parecía que nunca tenían que preocuparse de verdad por el dinero, Bardugo pasó a un grupo de antihéroes en una ciudad de capitalismo extremo: Ketterdam.

Este lugar, centro importante de comercio internacional, tiene todo en compra y venta. Puedes ganarlo todo o perderlo todo en cuestión de segundos pero lo que de verdad importa es la apuesta a largo plazo, aquello que te ofrezca una riqueza tan considerable que puedas permitirte algunas pérdidas. En esto es experto Kaz, uno de los protagonistas (son seis) y líder del grupo.

El fuerte de Leigh Bardugo está en sus personajes y aquí se luce.

El equipo es muy diverso en todos los sentidos. No me compete a mí decir si la representación es buena o no pero está, y sus personalidades me parecen muy bien construidas. Todos son capaces de las mejores y de las peores cosas, incluso los más idealistas como Nina. Son muy redondos y realistas.

Mi tópico favorito de la ficción es el de los grupos de amigos que se convierten en familia. Y aquí, pese a toda la oscuridad del dinero y los terrenos de moralidad dudosa en los que se mueven, tenemos esto en vena. Además adoro a los personajes con problemas que dicen que no tienen sentimientos pero todos sabemos que los tienen.

También quiero destacar el trato que hace Bardugo de temas como la ludopatía. Aunque aquí ya no estamos en la falsa Rusia que es Ravka, no creo que sea casualidad que un autor ruso, Dostoyevski, hiciese con el jugador uno de los libros más famosos sobre este tema.

Mi mayor crítica a la novela y una cosa que, de verdad, soy incapaz de entender es la edad de los personajes. Creo que un adolescente puede ser tan capaz como un adulto en una historia de este estilo, pero me siento muy desconcertada por los flashbacks y el paso de los años. Creo de verdad que tendría mucho más sentido si hubiera pasado más tiempo y que de hecho, por la personalidad de los personajes, es lo que imaginas. Incluso viendo a los actores de la serie de televisión parece claro que no son adolescentes.

Otro elemento destacable es que el libro está plagado de buenas frases y sus interacciones son ingeniosas y divertidas. Me encanta la mezcla entre tensión, momentos tristes y este tipo de relaciones. Hacen que me pueda tomar en serio el drama.

En cuanto al ritmo de la novela quizá no sea lo que mucha gente espera. Partiendo de la idea de hacer un gran robo al menos yo me imaginaba mayor velocidad, pero en realidad es una trama bastante pausada hasta el final. A mí, excepto en el primer capítulo que es como un prólogo y me sobra bastante, no me molestó. Disfruté mucho que la intención durante toda la historia fuese adentrarnos en qué hace a estas personas así y cuáles son las decisiones a su disposición con esas circunstancias.

Una cosa muy llamativa del grishaverso, además, es que según Leigh Bardugo ha ido teniendo más reconocimiento el apartado del diseño gráfico y de las ilustraciones se ha vuelto exquisito. El libro es precioso tanto en su edición normal como en la especial, aunque en lo personal prefiero a la primera.

Por último, no tengo a menudo la oportunidad de hablar de traducciones. Este sí fue un libro que leí traducido y la verdad es que no me gustó nada, hasta el punto de que lo regalé y me pasé al inglés. También he visto a gente a la que le ha encantado (de hecho a la persona a la que se lo di no le molestó en absoluto) pero no fue mi caso. Sea como sea creo que la editorial ha vuelto a traducir los primeros y que el 19 de abril sale la actualización de esta bilogía, esta vez con Carlos Loscertales también.

Puntuación: 5 de 5.