Reseña: las luminosas (Lauren Beukes)

Estoy haciendo esta entrada bastantes años después de leer el libro en base a las notas que dejé para una reseña que nunca publiqué. Es posible que mi opinión de algunas temas, si lo releyese, fuera diferente. Aún así me apetecía bastante hablar de las Luminosas y unir lo que escribí a lo que recuerdo y al poso que me ha dejado con el paso del tiempo.

¿QUÉ ES LAS LUMINOSAS?

Aunque en mi círculo lo que más se lee es fantasía, terror y ci-fi, 2012 fue un año en el que el thriller pegó fuerte con los lanzamientos de Perdida y la verdad sobre el caso Harry Quebert. Así el ambiente por aquí estaba abonado cuando, al año siguiente, aparecía las Luminosas. Es una mezcla entre suspense, asesinatos y viajes en el tiempo que ocupó de manera bastante notoria a booktube y bloggosfera en su momento.

A mí las luminosas me dejó bastante poso y de hecho lo había añadido en mi lista de libros favoritos de terror. No porque me parezca brillante, aunque hablaré de esto con más detalle en la siguiente sección, si no porque me resultó impactante. Tiene escenas en las que pienso a menudo.

Os dejo con la sinopsis:

Chicago, 1992.Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte. Que se lo digan a Kirby Mazrachi, cuya vida se ha trastocado tras un brutal intento de asesinarla. Mientras lucha por encontrar a su atacante, su único aliado es Dan, un antiguo periodista de homicidios que se ocupó del caso y que trata de protegerla de su obsesión. A medida que Kirby avanza en la investigación descubre a otras chicas, las que no lo lograron. Las pruebas de los crímenes son imposibles. Pero para una chica que debería estar muerta, imposible no quiere decir que no haya pasado.

¿CÓMO ES LAS LUMINOSAS?

Grandilocuente y oscuro. Tiene un estilo de prosa denso que se siente un poco pesado y que recuerda, en general, a las novelas de crimen estadounidenses.

Las Luminosas sigue a tres protagonistas: el asesino, una víctima y un periodista. A esto se le añaden además pequeñas mini historias de otras víctimas. Es caótico y este exceso hace que se pierda de vista que sus personajes son, en el fondo, lo más interesante.

En torno a este libro surgió un debate complejo que salpica a muchísima ficción y es que, como en muchas otras novelas negras, el argumento se centra en los asesinatos de mujeres por parte de un hombre narrados al detalle. Además aquí las víctimas elegidas son mujeres con un tipo de luz especial. De ahí el nombre. En la práctica esto lo que significa es que son mujeres con un potencial destacado.

¿Qué significa exactamente matar a mujeres con un potencial destacado? ¿Creemos que hay mujeres que valen más que otras?

Y, de nuevo, el debate no queda solo ahí. Aunque el periodista es latino, en estos ir y venir de historias cortas de otras víctimas, el resultado final es que las únicas mujeres relevantes para la trama que no son blancas son asesinadas. Como digo, además, de manera cruenta y descrita sin omisión.

A la vez está claro desde el momento en el que empiezas a leer la novela que el objetivo de Beukes es, de hecho, una reivindicación social. Una exposición de la violencia de género entre épocas y cómo siempre ha seguido un hilo común. Una metáfora, vaya. Y no una sutil.

Al final yo creo que resumiría todo esto en una discusión sobre cuál es el objetivo del libro, su tono y qué es lo que en realidad está contando. En todos esos aspectos es probable que os decepcione en alguno pero también que encontréis cosas de gran calidad.

En mi opinión hay espacio para todo. La autora comete errores y aciertos y, como decía al principio, yo tengo esta novela en mi lista de favoritas en terror. Y es que para mí, con mi historial como lectora, fue muy impactante. Algunas escenas las tengo clavadas en el cerebro y aprendí mucho sobre efectismo. No sabéis lo nerviosa, inquieta e incómoda que llegué a sentirme.

Asumo que si me prodigase más en este género no habría tenido el mismo efecto, eso también os lo advierto.

Por otro lado no podemos cerrar esta entrada sin hablar del elemento fantástico, la ruptura de la línea temporal. El concepto para la historia me encanta. Tiene un elemento, la casa, en el que no voy a entrar en detalles para evitar spoilers. Ata muy bien esta novela, aunque desde una óptica totalmente diferente, con la tradición de las escritoras y las casas encantadas. Se le asocian también otras simbologías en el mundo de lo masculino, muy interesantes, y que de nuevo es mejor no detallar para no destripar la novela.

Lo que pasa es que, como todo en las luminosas, te da una de cal y otra de arena. Al final no consigue integrar la fantasía bien en su historia y termina siendo atropellado y poco satisfactorio.

Puntuación: 4 de 5.

¿PARA QUIÉN ES LAS LUMINOSAS?

Si os gusta la fantasía que sabe un poco a ciencia ficción, la novela negra y no lo vais a pasar mal por el argumento creo que os puede gustar. Aunque sea un constructo un poco frankenstien entre sus diferentes elementos creo que merece mucho la pena.

También podéis querer leerlo antes de que salga la serie el 29 de abril. Va a estar en la plataforma de Apple y el tráiler tiene buena pinta.

  • Autora: Lauren Beukes
  • Título original: the Shining Girls
  • Publicación: 2013
  • ISBN: 978-8490066621
  • Páginas: 416
  • Descatalogado en físico
  • Precio digital: 7’99€
  • Género: Fantasía. Suspense. Terror.

Mis libros favoritos de terror y misterio

¡Otoño! Septiembre da el pistoletazo de salida a la spooky season, mi periodo favorito del año. Otra de las cosas que más me gusta es bucear en las listas de gustos y recomendaciones de otras personas así que he decidido unir ambas pasiones y, por qué no, escribir una propia.

Sin ningún orden en particular, vamos a ello:

1.El papel amarillo (también podéis encontrarlo como el papel pintado amarillo, dependiendo de la traducción) de Charlotte Perkins Gilman.

Narrado como si fuese una colección de entradas de un diario, es la historia de una mujer a la que ordenan guardar reposo por una ligera tendencia histérica después de tener un hijo. Esta es una de las obras más oscuras, dolorosas e inquietantes que he leído. Me impresionó una barbaridad y siempre que pienso en ella se me sigue haciendo un nudo en la garganta.

2. La pata de mono y otros cuentos macabros de W.W. Jacobs

Hablando de terror tengo un gusto especial por las historias clásicas con climas ominosos, mansiones con madera que resuena, obsesiones, deseos que salen mal y pérdidas. Y, dentro de esto, pocas historias me gustan tanto como la pata de mono. La habéis visto mil veces y os aseguro que aún así merece la pena.

3. Lestat el vampiro de Anne Rice

No sabía si poner Entrevista con el Vampiro o Lestat y al final me he decantado por el segundo. Este relato de un gótico contemporáneo cogió el mito del vampiro noble, elegante y adinerado y dio varios pasos adelante, marcando para siempre el género. Es un libro seductor, marcó mi adolescencia y la de mis amigas, y está escrito con una gran belleza y tristeza.

4. El resplandor de Stephen King

En esta lista, sí o sí, tenía que aparecer Stephen King. Tengo una relación complicadísima con este autor, me desagrada muchísimo leerle, me enfado bastante, hay veces que me digo a mí misma que no voy a volver a coger un libro suyo en la vida. Es el anti yo. Y sin embargo ahí estoy, una y otra vez, devorando sus libros. No sabría decir cuál es mi favorito. Quizá la Torre Oscura. Aquí he decidido poner El Resplandor porque fue el primer libro suyo al que me enganché y tiene un valor especial para mí.

Lo que más me gusta de sus novelas es el universo compartido entre todas que, siento, es una de las cosas que más le destaca en el género.

5. Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson

En un momento dado de mi vida empecé a preguntarme si realmente el terror me gustaba tanto como la fantasía y la ciencia ficción. Estaba en una crisis absoluta de fe en el género. Entonces, animada por varios comentarios de conocidos sobre Shirley Jackson, empecé con la historia de Merricat y la familia Blackwood y amé cada página. Reencontré la pasión en sus menos de doscientas páginas.

6. Los cuentos de Edgar Allan Poe

Entré a la fantasía muy pequeña y se convirtió en mi género favorito de manera instantánea. Pero, antes de todo eso, lo que me enganchaba eran las historias de terror de R.L Stine, Bécquer y Poe. Sobre todo este último. No os puedo decir que entonces entendiese mucho pero me gustaba la atmósfera y comentarlos con mi madre. Hoy en día algunos de sus relatos se siguen contando entre mis favoritos y adoro las versiones ilustradas de Benjamin Lacombe.

7. Las luminosas de Lauren Beukes

Hace ya muchos años este libro fue el niño mimado de booktube y la blogosfera. De todo lo que hay en esta lista es, creo, el más raro y el que me parece más difícil de recomendar. Es una especie de thriller con escenas de terror durísimas, viajes en el tiempo, una narrativa muy fragmentada, plagado de historias cortas dentro de una trama mayor, y que sigue la historia de un asesino en serie de mujeres. Cuando lo puntué no llegué a darle las cinco estrellas pero tiene un hueco en esta lista porque es una de las novelas en las que más pienso. El año que viene (2022) la autora va a ir al festival Celsius así que, si no le disteis un tiento en su día y tenéis planeado pasar por Avilés, quizá queráis darle una oportunidad.

8. El océano al final del camino de Neil Gaiman

Mi libro favorito de Neil Gaiman. Desgarrador, doloroso y a la vez tierno tiene un argumento un poco difícil de resumir. El narrador vuelve la vista atrás cuarenta años para contarnos unos sucesos de corte fantástico con mucho terror e imaginación que sucedieron cuando era niño. Esto incluye a otra pequeña llamada Lettie, que dice que el estanque de su zona es, en realidad, un océano.

9. La novena casa de Leigh Bardugo

Lo que más tienen en común los libros en esta lista es el sentimiento de congoja e impotencia. La novena casa en cambio me produjo ira y es un sentimiento al que no estoy tan acostumbrada en una historia de terror. Técnicamente, por encima de todo, es un libro de misterio y asesinato como en el caso de las Luminosas. Pero, de nuevo, el terror es innegable. Aquí seguimos la historia de Alex Stern, una estudiante en una universidad de élite que se ve envuelta en un lío de fraternidades, espíritus y cosas muy turbias mientras intenta definirse.

Escribí más sobre esta novela aquí.

10. Sombras para el silencio en los bosques del infierno de Brandon Sanderson

Recuerdo haber estado con una novela de Sanderson (Estelar, la segunda parte de Escuadrón) y, viendo los pequeños puntos de terror, desear que se lanzase al género de manera más sólida. Lo que había ahí me pareció espectacular. Entonces llegué aquí, un relato que podéis encontrar tanto en la antología Dangerous Women como en el Arcanum Ilimitado, y sí, todo lo que pensaba que podía hacer este autor lo hace.

No reescribe el terror, no cambia el género ni inventa la rueda, va a lo contrario. Plaga el relato de referencias, utiliza sus fuertes en la fantasía aplicados aquí y ofrece un resultado soberbio.

Tenéis mi reseña del Arcanum, donde hablo un poquito más de este relato, aquí.

EXTRAS:

11. Frankenstein de Mary Wollstonecraft Shelley

Os voy a ser muy sincera. La primera vez que leí Frankenstein no me gustó y, aunque en lo conceptual me atraía mucho y todo en la autora me parecía llamativo, no fue hasta descubrir que compartíamos cumpleaños cuando empecé a indagar más, a obsesionarme y, finalmente, disfrutar tanto a Mary Shelley que terminé dedicándole mucho espacio en esta web. El motivo más tonto del mundo, lo sé.

Aún así, merece la pena. Creo que no se puede intentar ahondar en estos géneros y no terminar interesado al menos en parte de ella y de Frankenstein.

Podéis ver la ilustración maravillosa que hizo Stelladia de la autora y lo que llevo de su especial aquí.

12. El alma del vampiro de Billy Martin

Recuerdo muy poco de esta novela excepto el Carnaval, a Zillah, el brillo verde en los ojos, Fantasma y el chartreuse. El alma del vampiro fue la responsable de que en mi 18 cumpleaños probase la susodicha bebida y marcó una época de mi obsesión vampírica. Tengo planeado releerla pero tengo sospechas de que esta vez no me va a gustar tanto. Aún así, de momento, la dejo aquí en un espacio extra.